lunes, 29 de agosto de 2016

El eterno desafio de los Gobots


Cuenta la leyenda que Transformers alguna vez tuvo un contendiente que le hizo frente tanto en la pantalla de T.V. como en las góndolas de las jugueterías. Ese rival tan aguerrido fue Gobots, y hoy estaremos repasando su historia!

Salvo los más jóvenes, todo fan viejo de Transformers hecho y derecho tuvo su cruce con los infames Gobots, y si bien todos nos hacemos los machos y cuando se toca el tema decimos que eran una porquería o una copia barata de Transformers, lo cierto es que en el fondo (a veces muuuuy en el fondo, tan escondido que quizás ni lo sepamos) es imposible negar que se los recuerda con nostalgia como esos adorables primos raros de los Transformers.

Chistes de lado, Gobots fue la única franquicia que compitió directamente con Transformers, y no es poca cosa considerando la variedad de figuras de este tipo que dominaron las góndolas estadounidenses durante lo que se conoció como "la invasión de robots de los '80", y eso no es poco.
Porqué digo eso? A mediados de esa década en Estados Unidos se dio la tendencia de importar juguetes japoneses con la temática de la ciencia ficción, concentrándose particularmente en todo lo que tuviera que ver con los robots. Muchos gigantes jugueteros llenaron las jugueterías con cuanto robot nipón consideraran que valiera la pena, renombrándolos con nuevas líneas y en la mayoría de los casos acompañándolos en paralelo con comics y series animadas. Algunos ejemplos de esto fueron Tomy con Zoids, renombrándolos Starriors; Matchbox con Albegas, Armored Fleet Dairugger XV y Beast King GoLion, unificando estas tres líneas bajo el sello de Voltron Defender of the Universe; Mattel tomó prestados del género del super robo a Mazinger, Grendeizer, Voltes V, y Gaiking (entre muchos otros) y los comercializó todos juntos bajo la línea Shogun Warriors; Bandai importó directamente gran parte de su línea Chogokin y la renombró Godaikin; y así sucesivamente.

Sin embargo, de entre toda la variedad que había, las únicas dos líneas en presentar a los robots en los que se centraban como seres vivientes y no armas o máquinas pilotadas fueron Gobots y Transformers.
En cierto sentido esto hace que le deba una merecida cuota de respeto a Gobots por lo directa y arriesgada de su apuesta.

Una pequeña muestra de la hermosa invasión de los robots.

Siempre que se habla de Gobots surge una duda, que es comparable a la famosa paradoja del huevo y la gallina: que fue primero, Gobots o Transformers?
Bueno, la historia cuenta que allá por 1982 Tonka, una popular fabricante de juguetes vehículos de construcción hechos de die-cast, se entera de que Hasbro inicia tratativas con el gigante japonés Takara para comercializar figuras de varias de sus líneas más populares. Ni cortos ni perezosos, los cráneos de Tonka se deciden por entrar en el mismo juego y hacen lo suyo con Bandai.
Así como Hasbro traería figuras de Daiaclone y Microman y crearía una ficción acorde para venderlas bajo el sello de Transformers, Tonka haría lo mismo con la línea de Machine Robo de Popy (una sub-marca de Bandai), vendiéndolos como Gobots.
Apurando un poco las cosas, Tonka le gana carrera a Hasbro y lanza al mercado los Gobots a mediados de 1983, un año antes que Transformers. En septiembre de 1984 se empieza a emitir la serie animada Challenge of the Gobots  saliendo casi en simultáneo con Transformers. En 1986, ganándole nuevamente a su competencia por unos meses, se lanza la película animada Gobots: Battle of the Rocklords

Catálogos de la época con anuncios de las figuras de Gobots

Si bien vieron la luz primero, más que predecesores de Transformers, fueron una consecuencia de estos. Y a pesar de haber estado siempre un paso más adelante en los lanzamientos iniciales, esto no les aseguró la victoria.

Pero vamos  por partes para diseccionar la tragedia de los Gobots:

La serie:



Como ficción de soporte para la línea de juguetes, se lanza la serie animada Challenge of the Gobots, producida por Hanna-Barbera, la misma responsable de éxitos de antaño como Los Picapiedras o Scooby Doo.
No muy distinto en concepto a Transformers , Gobots narra la historia de la llegada a la tierra de dos bandos rivales de una raza alienígena de robots convertibles a vehículos. De esta forma vemos llegar desde el planeta Gobotron a los heróicos Guardianes, bajo el mando de Líder-1 y los malvados Renegados, comandados por Cy-Kill, que continuarían su guerra en nuestro planeta, no sin la ocasional ayuda de personajes humanos.


A diferencia de Transformers, Gobots se centró en un elenco de personajes mucho menor, teniendo por protagonistas a tres personajes de cada bando, si bien a lo largo de los capítulos se fueron introduciendo muchos más, aunque estos iban apareciendo más a modo de apoyo o invitados.
Además de los líderes de cada bando, entre los personajes más recordados están la despiadada Crasher y su risa demencial, el valiente Turbo que se convertía en un deportivo rojo futurista, y Scooter… que vendría a ser el equivalente a Bumblebee , o sea el  personaje pequeño y amigable con el que los niños pudieran generar un vínculo, si bien este resultaba mucho más ñoño e irritante.


Hubo dos aspectos que diferenciaron enormemente a Gobots de Transformers: tuvieron una gama de personajes femeninos mucho mayor, teniendo desde el principio a Crasher como una de las protagonistas, y presentando entre los personajes recurrentes a otras más, como Smallfoot, además de tener una chica afroamericana en el grupo principal de personajes humanos (lo cual no es poco para su época).
El otro aspecto importante es que en un capítulo se nos revela que los Gobots originalmente eran seres orgánicos que debido a un gran cataclismo en su planeta debieron trasladar sus cerebros a cuerpos robóticos para poder sobrevivir… convirtiéndolos más bien en cyborgs.

En los comentarios pueden agradecerme las pesadillas que les dieron estas imágenes...

Frente a su competencia, Gobots se destacó por presentar transformaciones mucho más similares a las de los juguetes que lo visto en Transformers… Sin emabrgo el tono general de la serie la hacía parecer un producto rebajado o diluído en comparación con la espectacularidad que desplegaban los Transformers.
Los diseños de los personajes, si bien cuidados y fieles a sus juguetes palidecían frente a lo estilizado y dinámico que hizo Sunbow junto a Marvel para Transformers.  Mientras que el mayor grado de acción y violencia, además del enorme carisma de los personajes e historias mucho mejor llevadas de Transformers hacían que los Gobots parecieran autómatas gentiles aún cuando se estaban matando los unos a los otros.

A pesar de no alcanzar el éxito esperado, Challenge of the Gobots llegó a la más que respetable cantidad de 65 episodios antes de su cancelación en 1985.

El 25 de Marzo de 1986 (cuatro meses antes que el estreno de Transformers the Movie), se estrena Gobots: Battle of the Rock Lords, un largometraje creado no solo para no ser menos que la competencia, sino también para introducir una nueva sub-línea de juguetes en el mundo de los Gobots,  los llamados Rock Lords.


A pesar de haber contado con algunos pesos pesados en su elenco, como Telly Zavalas (Kojac) y Margot Kidder (Luisa Lane en las películas de Superman), la película (al igual que la nueva línea de juguetes) fue un fracaso. 
En parte su fracaso puede deberse a lo poco arriesgada de la trama, que más bien parece un capítulo largo de la serie, sin presentar mayores picos dramáticos, cosa que ayudó a hacerla totalmente olvidable en contraste con Trasnformers the Movie que nos marcó a todos con la muerte de Optimus Prime.
Por otro lado, los personajes nuevos tampoco ayudaron a generar interés. A pesar de su nombre los Rock Lords no eran estrellas intergalácticas del Rock & Roll como uno puede llegar a intuir, sino que eran robots que se convertían en… piedras.

La línea de juguetes:



Las figuras se lanzaron en 1983 y se vendieron bien en medio de la fiebre por los robots que dominaba el mercado por aquel entonces. La línea de juguetes ofrecía casi exclusivamente moldes de la Series 600 de Machine Robo, con nuevos esquemas de colores y empaques acordes a la franquicia que les creó Tonka.
Las figuras basadas en la Series 600 eran moldes de una amplia gama vehículos tanto realistas como ficticios, abarcando desde motos, autos y aviones hasta trenes, tanques y montacargas, entre muchos otros modelos.
Cabe destacar que estas figuras tenían piezas de diecast y un gran nivel de detalle para su tamaño, ya que eran de escala 1/64 apróximadamente (o sea de tamaño similar o equivalente al de los Hot Wheels).


Imágenes cortesía de Hisparobot

Otra variante de la línea eran los Super Gobots, que eran versiones más detalladas,  y de mayor tamaño de algunos de los personajes, que tomaban los moldes de Machine Robo Scale DX y Big Machine Robo.

Una figura (o más bien un set) que debo de destacar es Puzzler, un combiner conformado 6 gobots que se transforman en autos, que logran combinarse entre sí sin necesidad alguna de piezas adicionales para las manos o pies.



Imágenes de Puzzler cortesía de Angry Canadian Decepticon

Gobots también incorporaría figuras de otras líneas de Popy y Bandai, pero resultaban muy distintas a las de Machine Robo, por lo que se generaba un contraste muy grande dentro de un mismo catálogo. Ejemplos de esto fueron los Boomers, que eran unos pequeños vehículos motorizados que disparaban cápsulas, o los Rogun... que eran robots con modo alterno de armas de juguete, que no encajaban para nada con la estética de la línea (por no decir que eran HORRENDOS!).

Los Rogum, cortesía de Collection DX

Algo muy interesante es que también se incorporaron playsets originales, diseñados específicamente para la propia línea de Gobots, como las bases del Centro de Comando de los Guardianes o Thrust, la nave y base de operaciones de los Renegados.


El Centro de Comando de los Guardianes, cortesía de Collection DX

Si bien la línea tuvo buenas ventas en sus inicios, y las figuras no estaban para nada mal (si bien esto queda a gusto de cada uno), la estrategia de mercadeo de Tonka fue muy inferior a la de Hasbro, presentando a las figuras en empaques sencillos sin identificaciones de bandos ni biografías extendidas para cada personaje que ayudaran a cautivar al público. Hasbro supo vender mejor su producto y aprovechó de manera mucho más eficiente la ficción creada para sus figuras, creando personajes entrañables que cuya personalidad no se limitaba solo a lo visto en la serie y comics, sino que también se traducía en la información adicional incluída en las cajas de las figuras.

La estaca final para Gobots fueron los Rock Lords presentados en la película del ’86. A pesar de contar con paletas de colores llamativas y estar moldeados con diversas piezas metalizadas o traslúcidas que emulaban las propiedades de distintos tipos de minerales, para sorpresa de los genios de Tonka la idea de tener robots que se convirtieran en piedras no causó mucha sensación que digamos…


Mientras tanto, en la Argentina de los '80 y varios países de Latinoamérica, las líneas de juguetes populares no llegaban directamente al país, o si lo hacían era mediante importadores y eran extremadamente costosas. La forma en que se vivió a muchas de estas líneas fue a través de versiones (a veces supuestamente licenciadas) producidas localmente, tal como fueron los transformers de Antex aquí o los de IGA en Méjico.
En el caso de Gobots, más de un argento treintañero debe recordar con cariño los Robots Transformables de Galgo sin saber quizás que varias de sus figuras eran copias de ellos.


El triste desenlace:
A pesar de haber gozado de un buen comienzo, Gobots murió aplastada por el éxito de Transformers en 1987. Y como humillación final, cual escupitajo en la cara, en 1991 Hasbro compró a Tonka, adquiriendo en el proceso a Gobots.
El primer uso del nombre Gobot por Hasbro fue en 1993 para nombrar "Gobots" a una figura de G2, y luego en 1995 nombrando "Go-Bots" otro grupo de personajes de la línea G2 que casualmente se transformaban en pequeños autos de escala compatible con los Hot Wheels.



En el 2002 se lanzó la serie animada Transformers Go-Bots para línea de juguetes homónima lanzada en conjunto con Playskool apuntada a los más pequeños.




Pero no todo está perdido!
Es interesante hacer una aclaración: Hasbro es dueña de la propiedad intelectual de Gobots, es decir, de toda la ficción creada para la línea, así como de los personajes y sus representaciones. Sin embargo, los derechos de la serie animada le pertenecen a Warner Brothers (actuales dueños de Hanna Barbera)… y más interesante aún, el diseño de los juguetes sigue siendo propiedad de Bandai, ya que los mismos pertenecían a su línea Machine Robo.

A pesar del fracaso de Gobots, distinto a los sucedido con Transformers y Diaclone, en Japón la franquicia de Machine Robo siempre se mantuvo totalmente separada de Gobots. De hecho Machine Robo tuvo sus propias series animadas que no tenían relación alguna con su prima occidental, a pesar de estar usando diseños inspirados en los mismos juguetes, y tanto la línea de juguetes como las series en sí continuaron y evolucionaron mucho más..
De hecho, este año la empresa Action Toys está lanzando bajo licencia de Bandai unas espectaculares figuras de Machine Robo basadas en los diseños del anime Machine Robo Revenge of Chronos, de donde casualmente salen las figuras en las que se basaron para los personajes de Gobots.


Por otro lado, lejos del olvido, los Gobots siguen viviendo a través de los homenjaes que se les realiza desde los comics y líneas de figuras modernas de Transformers. No es raro ver cada tanto el cameo de agún personaje de Gobots en los comics de TF, mientras que en las líneas de figuras cada tanto aparece algún repintado que le rinde homenaje a algún personaje de la extincta franquicia de Tonka.
Y el homenaje no se limita solo a Hasbro, sino que las empresas conocidas como Third Parties (empresas dedicadas a lanzar figuras no oficiales de Transformers) también le dedican algún que otro repintado a Gobots.


Figuras homenaje a Road Ranger, Cy-Kill y Crasher. Cortesía de Blogtransformers.com

Y que más prueba de que los Gobots viven en el recuerdo que el homenaje desinteresado de sus propios fans? Si no me creen los invito a ver la galería de ilustraciones en Deviant Art del artista Laurent Libessart, que le dedica más de un espectacular fanart a los viejos Gobots.



Pensamientos finales...
Se torna difícil poder hacer una apreciación final de Gobots sin caer en la inevitable comparación con Transformers, dado que (como hemos visto) tanto su nacimiento, su historia y su destino final están directamente ligados a su contendiente de los '80. Pero al escribir estas líneas se me cruza una cuestión por la mente: porqué comparar? Lejos de ser una copia burda y desvergonzada, y a pesar de su fracaso comercial Gobots gozó de un estilo y una personalidad bien propias. Cuanto más nos adentramos en el breve universo Gobot más vemos cuanto se buscó diferenciarlos de la competencia, y esto es algo que se notó tanto en la ficción como en los juguetes.
Gobots no fue mejor ni peor que Transformers, fue algo diferente, y por eso se han ganado la permanencia en la memoria y la nostalgia de más de un fan y el amor de muchísimos coleccionistas de figuras retro. Y ni hablar los merecidos homenajes de los que disfrutamos hoy en día.

Otra cuestión que siempre surge es qué habría pasado si la batalla comercial la hubieran ganado los Gobots y le hubiera tocado a Transformers desvanecerse de a poco? Habrían sobrevivido el paso del tiempo tal como logró hacer Transformers? Cómo habría evolucionado la franquicia a lo largo de los años?
Quien sabe, no?


En fin, espero esta pequeña nota haya sido de su agrado, y como siempre son más que bienvenidos a contar su parte de la historia en los comentarios.

Hasta la próxima!

1 comentario:

  1. Siempre leo el blog pero es la primera vez que comento, aprovechando que es acerca de los Gobots.

    La nota es genial y me sirvió un monton ya que no tenía muy en claro que eran los Gobots, que los había oido mencionar bastante pero no tenía muy en claro si eran unna franquicia competidora o que. Esto me aclaró todo!

    Saludos!

    Ger.

    ResponderEliminar